About

Search for content

Sobre la fotografía, lo que me gusta.

Aprovecho este diálogo de la película La vida secreta de Walter Mitty para resaltar una actitud que considero perdida en el mundo de la fotografía y en la que, personalmente, me identifico y me siento lleno cuando hago fotografía de esta manera.

Personajes:
WM: Walter Mitty
SO: Sean O’ Conell

Walter Mitty es el jefe del departamento de negativos (creo recordar) de la revista LIFE y Sean O’ Conell es un fotógrafo que en la película se define como “de la vieja escuela”, es decir, sigue utilizando negativos los cuales envía a Walter Mitty y éste se encarga de revelar y positivar para la revista.

Sean envía a Walter un rollo, el último rollo pues cierra la revista en formato papel para pasarse al .com, y además le indica que el negativo 25 es la quintaesencia de LIFE, que debe ser la portada del último número. Ese negativo no está, y Walter inicia una búsqueda de ese personaje que no se sabe dónde vive, dónde se encuentra en ese momento… vamos una auténtica odisea para encontrarlo.

Finalmente logra dar con él en el Himalaya, y mientras Sean espera que un leopardo de las nieves aparezca (especia rara y difícil de fotografiar) surge este diálogo:

SO: Ssssssh. ¡Mira! (el leopardo de las nieves de deja ver)
WM: ¿Cuándo vas a sacarla?
SO: A veces no la saco. Si me gusta el momento digo, a mí, personalmente, no me gusta que me distraiga la cámara. Quiero formar parte de ello.
WM: ¿Formar parte?
SO: Sí, estar ahí; estar aquí.

Evidentemente no es un dogma, pero sí una declaración de intenciones.

¿Por qué? Observad cualquier momento que viváis. Gracias a la fotografía digital, sobre todo a la fotografía con el móvil, la misma fotografía se ha popularizado y, además, puesto al alcance de muchos. La inmediatez es genial. Pero tiene su lado negativo. Una cantidad ingente de teléfonos móviles toman instantáneas de los momentos importantes de, por ejemplo, nuestros hijos, nuestros padres, un concierto, poned aquí un momento importante que hayáis vivido más allá del ámbito familiar o privado. ¿De verdad están viviendo el momento? Más bien parece que tomemos prestado ese momento para luego vivirlo… Y creo que es un error.

Espero que el diálogo sea suficiente por sí.